top of page
  • Writer's pictureCavalls Wakan

¿Por que criar caballos?

Cada cultura es diferente, y posee necesidades específicas para funcionar sin problemas. Los caballos se encuentran dentro de cada cultura y han sido criados y seleccionados para satisfacer esas necesidades específicas desde hace unos 6000 años.

Pintura rupestre de caballos.

La gente domesticó caballos por primera vez alrededor de los años 4000-3500 a. C. en la estepa euroasiática, cerca de la actual Ucrania y el oeste de Kazajstán. A medida que pusimos a estos animales a trabajar durante los próximos miles de años, los criamos selectivamente para que tuvieran rasgos deseables como velocidad, resistencia, fuerza, inteligencia y capacidad de entrenamiento.

Es en esta capacidad que vemos la naturaleza casi indispensable del caballo, porque en cada caballo se puede ver su valor único y su increíble potencial.

La historia del caballo es la historia de la civilización misma. Sin embargo, de alguna manera, siguiendo el ritmo creciente de la industrialización y la mecanización, hemos olvidado rápidamente cuán endeudados estamos con los caballos y pasaron de ser una necesidad a ser un lujo.


Manada de caballos en libertad.

Son nobles y majestuosos, su movimiento es poesía en movimiento.

Son criaturas sociales y nos animan a socializar, divertirnos y hacer nuevos amigos.

Son pacíficos y apacibles, calmantes y relajantes por naturaleza, estar cerca de los caballos se describe como terapéutico .

Son grandes maestros, hay que ganarse el respeto de un caballo, no les importa cómo te ves, qué tan inteligente eres o qué tan importante es tu trabajo. Nos enseñan sentido de responsabilidad, un caballo requiere un compromiso y cuidado regulares.

Además montar a caballo es un ejercicio físico que tonifica todos los grupos musculares y luego un poco más al limpiar, cepillar, alimentar, recoger estiércol del campo, etc.

Cualquiera que haya experimentado una relación con un caballo lo entenderá. Existe un gran vínculo entre un caballo y un ser humano, incluido el respeto mutuo y la confianza mutua.


Potro mamando de la yegua.

Así pues, ¿Por que criar caballos? todo el mundo tiene diferentes razones para criar caballos. Los criadores producen potros de calidad y ganado joven para la venta. Los propietarios con yeguas excepcionalmente talentosas pueden querer transmitir sus genes. Algunos jinetes creen que es menos costoso criar un potro que comprar un caballo joven. Otros jinetes obtienen una inmensa satisfacción al producir y mostrar un potro criado en casa. Y también se crían para carreras, salto y deportes ecuestres, para trabajos como la ganadería y la explotación forestal y también para la producción de carne.


Si el esfuerzo de criar tiene como objetivo generar ganancias, hay factores de mercado adicionales a considerar, que pueden variar considerablemente de un año a otro y de una raza a otra. En muchos casos, el extremo inferior del mercado está saturado de caballos y, por lo tanto, la ley de la oferta y la demanda permite que se obtenga poca o ninguna ganancia de la cría de animales no registrados o de mala calidad, incluso si están registrados. Obtener ganancias en la cría de caballos es a menudo difícil. Los criadores rara vez estamos en este negocio para ganar dinero, pero tampoco para perder dinero. Nadie quiere pagar más de lo que puede pagar o más de lo que realmente vale un caballo, pero los criadores no quieren regalar caballos que han necesitado meses de desarrollo por menos dinero del que se necesita para cubrir su crianza básica.


Morfologia del caballo.

Sin embargo, demasiados dueños de yeguas las hacen criar, sin considerar objetivamente su mérito como yegua de cría. Para sus dueños todas las yeguas son especiales, pero existen muchos defectos, enfermedades y problemas de comportamiento que son hereditarios y podrían transmitirse a un potro, limitando su valor. No todos estos rasgos son visibles y un número alarmante de personas se dedican a la cría de caballos por capricho sin pensar lo suficiente en las consecuencias. La reproducción a menudo conduce a la decepción, ya que no hay garantías sobre lo que se producirá y muchas personas tienen expectativas muy irreales sobre lo que producirán una yegua y un semental determinados.


Criar caballos no es para los débiles de corazón. La cría de caballos solo debería ser realizada por personas con experiencia. Hay una lista interminable de razones por las que querer criar caballos, pero la mayoría de ellas bordean la locura económica y emocional. Cuando las cosas van bien, es genial. Pero hay tantas cosas que pueden salir mal.

Semental Paint Horse cubriendo yegua Quarter Horse.

Para empezar, cuesta mucho dinero, vale la pena crear un presupuesto realista antes de criar y considerar si el potro valdrá la pena al costo final. Asumiendo que se es el dueño de la yegua de cria, empezamos por la tarifa del semental, si la yegua será transportada y alojada en otro lugar para cubrir, además de cómo se cubrirá la yegua (cubrición natural, inseminación artificial con semen fresco o congelado, o métodos más complejos como transferencia de embrión). Ese es dinero que nunca se recupera, independientemente de si la yegua queda preñada o no. Sumemos el costo de mantener a la yegua preñada durante esos primeros meses, incluso si vive en nuestra propiedad.


Después recemos para tener un potro sano y sin problemas. Incluso entonces, hay que prever los costos veterinarios de rutina. Con heno, grano y demás, cuando el precioso potro tenga 3 ó 4 años, probablemente hayamos gastado mas de lo que cuesta, y eso aunque este en nuestra propia finca y no pagando a alguien para que lo aloje en pupilaje.


Yegua Quarter pariendo en Cavalls Wakan.

En segundo lugar, criar caballos es un dolor de cabeza gigantesco. Los caballos simplemente no se reproducen con la facilidad y eficiencia del ganado vacuno o caprino.

Por lo tanto, las probabilidades de que el potro nazca con algún tipo de problema que requiera atención veterinaria son a tener en cuenta, desde diarrea hasta una infección o tendones contraídos, o algo peor. O la yegua podría desarrollar su propio problema, algunos de los cuales pueden conducir a la muerte.

La reproducción siempre es una apuesta y debemos estar preparados para perder lo que sea que pongamos en ella. Solo si nos sentimos cómodos con eso, seguimos adelante y tratamos de criar. También es cierto que una vez que se confirma un embarazo, las yeguas producirán un potro saludable aproximadamente el 80 por ciento de las veces.


En tercer lugar, los potros pueden inventar un millón de formas de hacerse daño. Pero de alguna manera suelen sobrevivir y, rápidamente, ese adorable potro cumple 3 años y está listo para empezar a entrenar, y empezar a prepararse para el resto de su vida. Y eso costará aún más tiempo y dinero. Aunque también es cierto que, en teoria, a partir del nacimiento, los costos de cuidado y entrenamiento se agregan al valor del potro, y el precio de venta aumenta en consecuencia.


Al final, la elección de criar es una decisión personal, y una perspectiva realista y una buena preparación pueden ayudar a evitar costosas sorpresas y decepciones.


Debemos pues, optar por una cria responsable. La cria de caballos no puede ser indiscriminada, ni por supuesto accidental. Es imprescindible tener unos objetivos de cria, considerar la genética, la calidad del rendimiento, el temperamento, la edad y la salud de la yegua. Conocer los rasgos ideales que tratamos de producir ayudará a determinar la mejor madre y el mejor padre, además de garantizar que nuestras expectativas y presupuesto de reproducción sean apropiados.


La yegua, además de buena genética, que ha recorrido un largo camino y puede decirnos mucho sobre los caballos y sus rasgos potenciales, debe tener un carácter sociable, un temperamento tranquilo, manejabilidad y disposición para trabajar. Ella es genéticamente responsable del 50 por ciento del potro, pero pensamos que su influencia es mayor ya que en los meses posteriores al nacimiento tiene una gran influencia en la personalidad del potro.

Para elegir el semental adecuado para complementarla, tenemos que evaluar a la yegua objetivamente para conocer sus fortalezas y debilidades. Emparejar genéticas compatibles de yeguas y un buen semental aumenta la probabilidad de tener un potro de buena calidad siete veces sobre diez.


APHA Certificate of Registration

Un pedigrí es una forma de registrar y rastrear el linaje de un caballo. Comprender la ascendencia de un caballo puede proporcionar información sobre el color del pelaje, la altura, el temperamento e incluso en qué disciplinas puede sobresalir.

Los pedigríes son importantes cuando se trata de criar y decidir qué tipo de caballo se espera tener. También determina para qué registros de raza, si corresponde, califica un caballo. Los registros de razas requieren la verificación genética de la paternidad para incluirlos en su lista, por lo que si un caballo esta registrado, podemos estar seguros de que sus padres en la lista son realmente sus padres.


Producir y criar un potro es un compromiso de varios años, por lo que vale la pena imaginar cómo se desarrollará el futuro.


Antes de criar, conviene pensar planes para el manejo, destete, alojamiento y doma del potro.

Hablamos de criar un potro y luego esperar de tres a ocho años para tener un animal realmente útil, eso es también mucho costo acumulado. Si el potro será criado y domado, ¿quién lo domara y a qué edad? . Si se venderá el potro, ¿cuándo y como se comercializará y cuál es el precio de venta esperado? ¿Qué pasara si el potro no cumple con las expectativas o se lesiona?


Nadie tiene una bola de cristal, por lo que vale la pena considerar varios escenarios para asegurarse de estar preparado para todas las posibilidades y considerar las razones para criar, haciéndose preguntas difíciles sobre si las motivaciones se basan en la emoción o en la ganancia, y qué tan realistas pueden ser esas motivaciones.


La cría de caballos solo debe ser realizada por personas con mucha experiencia. Incluso los criadores de caballos experimentados deben reconsiderar continuamente su programa de cría, ya que hay demasiados caballos y pocos hogares.

Caballos no deseados que se venden a bajo precio, a menudo a mataderos, para consumo humano o para carne de perro. Centros de rescate llenos de caballos criados por capricho por sus antiguos dueños. Nadie cría caballos con estos resultados en mente, pero ahí es donde terminan muchos de ellos. Hay que recordar que un caballo es un animal que tiene una vida muy larga. No es raro que los caballos alcancen los 30 años o más, por lo que, incluso con las mejores intenciones, nadie puede garantizarle a un potro un hogar de por vida.


Pese a todo, no hay que olvidar que, criar un caballo desde potro recién nacido es una experiencia inmensamente gratificante, disfrutando de la oportunidad de conocer al caballo desde los primeros momentos de su vida. Criar una yegua querida es una forma de preservar una gran genética y tener la oportunidad de manejar, entrenar, imprimir y vincularse con su potro desde el primer día.

No hay nada en la Tierra tan maravilloso como el milagro del nacimiento. Dar testimonio del gran evento de la vida es verdaderamente una experiencia como ninguna otra, desde la tempestad del parto hasta los suaves momentos de reconocimiento y vínculo entre la yegua y el potro recién nacido. Nunca deja de emocionar y sorprender.


Potro en libertad




Comments


bottom of page