• info238532

Cosechar la hierba. Heno.

Actualizado: 22 ago

A principio de verano, segamos la hierba para almacenarla y tener comida para el invierno, el heno.

El heno es tan antiguo como la domesticación de los caballos. Fue la primera forma de conservación de la hierba que desarrollaron los antiguos cuidadores de caballos.

Prado de hierba en Cavalls Wakan
Hierba lista para la siega y henificar.

Henificar es el proceso de conservación de la hierba de los prados una vez segada, secada al sol y empacada. Así puede ser conservada durante largo tiempo y el heno ofrecido a los caballos en invierno.

La henificación es la forma más usada para la conservación de los forrajes verdes para los caballos. Se trata de cortar la hierba de los prados en el punto en que esta alcanza su máximo punto de calidad. Debe estar en un punto óptimo de madurez, cuanto más madura es la hierba menos valor nutritivo tiene y es menos digestible para los caballos.


Lo óptimo es cortar la hierba cuando casi todo el prado esta en flor y antes de que estas formen semillas y las suelten. Así aseguramos un buen nivel nutricional y bajo en lignina, que es la que nos marca la calidad y digestibilidad. Si la hierba está demasiado madura y por tanto aumenta su nivel de lignina, aumenta el riesgo de trastornos alimentarios y se reduce la absorción de nutrientes por el intestino de los caballos.

La hierba cortada se deja secar al sol en el suelo para que pierda la mayor parte de la humedad sin que esta se deteriore. Al cabo de varios días se acordona de manera que se acabe de secar por completo. Si llueve mientras se está secando se pierden hojas de la hierba y hasta un 25% del valor nutricional del heno.

Hierba al sol henificándose en Cavalls Wakan
Hierba segada secándose al sol para henificar.

Cuando el heno se ha secado ha llegado el momento de empacarlo para poderlo almacenar. Si empacamos demasiado pronto la humedad que queda en la hierba hace que se forme moho y hongos en el heno perdiendo en calidad y corriendo el riesgo de dejar pacas inservibles al cabo de un tiempo por la fermentación que produce esta humedad en el interior de la paca.


Un buen heno tiene que ser verde, con algo de hoja, no quemado por el sol, oler bien y no ha de tener polvo ni moho. Lleva años de práctica conseguir segar la hierba en su punto óptimo de maduración y sabiendo valorar el tiempo para que se seque correctamente y podamos empacar antes de que llueva.


Pacas de heno en los campos de Cavalls Wakan
Heno empacado en los prados, listo para almacenar.

El heno de calidad es la base de la alimentación de nuestros caballos junto con la hierba directa de los prados. El sistema intestinal del caballo, que es el que absorbe los nutrientes, está hecho para que este vaya comiendo poco a poco durante muchas horas al día un forraje no demasiado rico en nutrientes. De esta forma su sistema digestivo va trabajando siempre de manera suave y evitamos problemas físicos como los cólicos y psicológicos, como muchos de los vicios de cuadra (comer madera, tragar aire, etc.) ya que el caballo tiene la sensación de saciedad.


Algunos caballos están barrigudos y con el abdomen que parece hinchado. Es debido a que tienen una dieta alta en hierba, ya sea fresca o en heno, y por tanto alta en fibra. Esto no perjudica a los caballos en absoluto, y se debe a que al tener esta dieta alta en fibra su intestino se llena de agua para fermentar esta fibra.

El heno empacado se lo damos a comer del suelo, que es como deben comer los caballos, pues así están diseñados por la naturaleza. Además, suelen comer el heno en el mismo prado de donde ha sido cortado, de manera que con el tiempo ya están adaptados a la flora bacteriana del lugar y están mejor preparados frente a los posibles parásitos intestinales del prado.


Caballos comiendo heno en Cavalls Wakan
Nuestros caballos comiendo el heno directamente del suelo.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo