top of page
  • Foto del escritorCavalls Wakan

El potro recién nacido.

No hay nada más dulce y cariñoso que un caballo recién nacido.

La planificación detallada y las buenas prácticas de gestión en un programa de cría de caballos normalmente dan como resultado un potro saludable.

Potro Paint Horse descansando en la hierba

Un potro recién nacido saludable es fuerte, receptivo y muy activo. Se debe tener en cuenta una serie de cosas cuando observa al recién nacido desde la distancia, incluida la actitud del potro, la voluntad de amamantar, la conciencia del entorno, la relación con la yegua, la capacidad de moverse y el patrón respiratorio. Todos hemos oído que el potro es uno de los recién nacidos más precoces del reino animal. De hecho, el potro recién nacido es muy activo poco después del nacimiento y puede seguir el ritmo de su madre.

potro recién nacido intentando levantarse

Dentro de las primeras dos horas, un potro comienza a respirar (en segundos), levanta la cabeza (en 5 minutos), intenta levantarse (en 10 minutos), se pone de pie (en 55 minutos), vocaliza (en 45 minutos), defeca meconio, las primeras heces,

(dentro de los 30 minutos), amamanta por primera vez (dentro de una hora), camina-corre por primera vez (dentro de los 90 minutos) y toma su primera siesta (dentro de las dos horas).


Es bueno recordar la “REGLA 1-2-3” del potro recién nacido:

Un potro sano debe ponerse de pie en 1 hora.

Debe comenzar a amamantar dentro de las 2 horas.

Debe expulsar el meconio dentro de las 3 horas posteriores al nacimiento.


Si estamos presentes durante el nacimiento del potro, el primer paso después del parto es asegurarse de que el potro esté respirando. Si el potro está respirando, el trabajo está completo y debemos abandonar el área de parto y observar a la yegua y al potro desde la distancia. Esto permite que la yegua y el potro pasen tiempo a solas para recuperarse del parto y vincularse socialmente.


yegua acabando de parir

Un potro normal y saludable levanta la cabeza y el cuello y rueda sobre su pecho unos segundos después del parto. Luego, el potro comienza a hacer movimientos reptantes alejándose de su madre. Si la yegua aún no se ha levantado, los movimientos del potro suelen romper el cordón umbilical. Hay que esperar a que la yegua o el potro rompan el cordón umbilical. Nunca cortar el cordón umbilical inmediatamente después del nacimiento, porque el potro recibe sangre de la placenta después del nacimiento. Cortar el cordón antes de esta transferencia de sangre puede provocar problemas circulatorios en el potro.


cordon umbilical de potro

Una vez que se rompe el cordón umbilical, el muñón es aconsejable lavarlo en una solución de yodo suave. El yodo seca el muñón umbilical y evita que las bacterias suban por el muñón y entren en el cuerpo del potro. Las bacterias que ingresan al potro a través del muñón umbilical causan una infección sistémica, grave enfermedad o incluso la muerte del potro.


Debemos examinar el muñón umbilical durante varios días después del nacimiento para asegurarse de que permanezca seco. Si gotea orina del muñón indica que el paso de la orina fetal desde la vejiga hasta el ombligo (el uraco) no se ha cerrado. Normalmente, el uraco se cierra al nacer. Si no se cierra, lo que se llama, “uraco persistente”, el potro debe ser tratado por un veterinario.


potro recién nacido levantandose

Como comentábamos antes, por lo general, los potros se levantan dentro de 1 hora después del nacimiento. Durante los primeros intentos de ponerse de pie, el potro se tambalea y mueve constantemente la cabeza, el cuello y las patas en un intento por mantener el equilibrio. Esta inestabilidad es normal y hay que dejar que el potro se mantenga en pie solo, sin intentar ayudarlo.


Cuando se pone de pie, el potro debe comenzar a intentar mamar. El potro instintivamente busca la ubre en la unión de las patas de la yegua (tanto delanteras como traseras) y el cuerpo. El proceso de exploración involucrado en la búsqueda de la ubre es normal y, nuevamente, debemos resistir el deseo de “ayudar” al potro. La interferencia humana durante los intentos iniciales de amamantar en realidad puede retrasar el progreso del potro para encontrar la ubre e interfiere con el vínculo entre la yegua y el potro. Sin embargo, si el potro no ha amamantado 2 horas después del nacimiento o si la yegua rechaza agresivamente los intentos del potro por amamantar, entonces es hora de intervenir.


potro recién nacido mamando

Es importante que el potro reciba el calostro poco después del nacimiento porque contiene los anticuerpos necesarios para la protección contra enfermedades durante los primeros meses de vida del potro. Estos anticuerpos pueden ser absorbidos por el tracto intestinal del potro hasta 36 horas después del nacimiento, pero la capacidad de absorción comienza a disminuir drásticamente a las 12 horas después del nacimiento. Por eso es importante que el potro reciba el calostro antes de que pase este tiempo. El calostro de buena calidad debe ser cremoso, amarillo y pegajoso. Si ocurre una transferencia pasiva de inmunidad inadecuada, el potro debe recibir calostro suplementario tan pronto como sea posible.


El calostro tiene un efecto laxante sobre el potro, lo que le ayuda a expulsar los excrementos fetales (meconio). La mayoría de los potros eliminan el meconio dentro de las 3 horas posteriores al nacimiento. Si no se elimina el meconio, el potro puede estreñirse. Un potro estreñido frecuentemente deja de moverse, se pone en cuclillas y levanta la cola tratando de defecar. El estreñimiento se puede aliviar fácilmente dándole al potro un enema de agua jabonosa tibia (1 o 2 tazas) o un enema de aceite mineral humano.


potro recién nacido con diarrea

La diarrea en el potro recién nacido no es común y puede indicar una enfermedad grave en el potro. Un tipo de diarrea en chorro puede provocar la deshidratación y la muerte de un potro recién nacido en unas pocas horas. Consultaremos inmediatamente al veterinario si un potro recién nacido desarrolla diarrea. Sin embargo, la diarrea leve es común en los potros mayores (de 1 a 2 semanas de edad). Esta diarrea a menudo ocurre durante el celo del potro de la yegua (un celo fértil que comienza aproximadamente de 7 a 9 días después del parto) y se denomina comúnmente "diarrea del celo".


potro recién nacido con deformaciones en patas

Muchos potros tienen debilidades en las extremidades o deformidades angulares al nacer. Estos incluyen nudillos en la articulación del menudillo, cuartillas débiles en las que la parte posterior del menudillo toca el suelo, rodillas golpeadas y piernas torcidas. Muchas de estas condiciones se corrigen solas con ejercicio, pero el veterinario puede evaluar la situación y recomendar un tratamiento.

Algunos potros pueden nacer con hernias (defectos en la pared del cuerpo que permiten que parte de los intestinos sobresalgan debajo de la piel). A menudo se corrigen solas con el tiempo. Nuevamente, esta es una situación que el veterinario debe evaluar y tratar.


entropión en potro recién nacido

El entropión es un problema que a veces se observa en los potros recién nacidos, donde el párpado inferior se enrolla hacia adentro, hacia el globo ocular. El problema resulta de los efectos irritantes o abrasivos de las pestañas en contacto con la córnea, en sí mismo suele ser temporal y no es difícil de corregir en los caballos. La corrección de la inversión del párpado afectado se suele solucionar con algo tan simple como girar manualmente el párpado a su posición normal, sino, debemos avisar al veterinario.


Los tres problemas más comunes del potro recién nacido son la falta de transferencia pasiva de la inmunidad materna (normalmente por falta de calostro), la sepsis neonatal (infección bacteriana generalizada) y la asfixia prolongada durante el parto.


Señales de problemas pueden ser, no amamantar con frecuencia (asegurémonos de revisar la ubre), salivar en exceso, rechinar los dientes o mostrar signos de distensión abdominal y dolor (como levantarse y acostarse, rodar sobre la espalda). Otros signos pueden ser esfuerzo para defecar y orinar, anomalías en las extremidades como deformidades angulares o de flexión de las extremidades y cojera.

El chequeo del bienestar del potro recién nacido y un control posterior al parto de la yegua son muy importantes.


Varias prácticas simples de manejo posterior al parto ayudarán a garantizar la salud de la yegua y el potro. A continuación proponemos una lista de verificación:

  1. Asegurarse de que el potro esta respirando.

  2. Poner yodo en el muñón umbilical del potro.

  3. Asegurarse de que el potro recibe calostro poco después del nacimiento.

  4. Asegurarse de que el potro esté protegido contra el tétanos, ya sea a través del calostro o mediante una vacuna de antitoxina tetánica.

  5. Asegurarse de que el potro elimina el meconio y tratar el estreñimiento o la diarrea de inmediato.

  6. Revisar el muñón umbilical durante varios días para detectar la presencia de orina.

  7. Verificar que los párpados y las pestañas del potro estén hacia afuera.

  8. Seguir los consejos del veterinario acerca de hernias y deformidades de las extremidades.

  9. Asegurarse de que la yegua expulse la placenta y que esté completa.

  10. Revisar a la yegua durante varios días después del parto para detectar cualquier signo de infección del tracto reproductivo.


Para los que no están familiarizados con la crianza de potros, esta lista de verificación posterior al parto puede parecer una gran cantidad de trabajo. Sin embargo, solo lleva unos minutos realizar estos procedimientos de manejo, y luego poder relajarse y disfrutar del nuevo potro sabiendo que hemos hecho todo lo posible para garantizar su bienestar.


Un potro recién nacido es una criatura muy delicada, con necesidades muy singulares. Los caballos son presas, en la naturaleza, necesitan hacer una gran transición entre estar en el útero y poder huir de los depredadores.

Si algún estrés o patología interrumpe esta transición, pueden ocurrir problemas, lo que a veces hace que los sistemas del cuerpo regresen a su estado fetal. Es muy importante saber lo que hace normalmente un recién nacido y ser proactivo cuando veamos algo anormal.


Lo mejor que podemos hacer con un potro nuevo es prestar mucha atención, vigilar cambios en la rutina y el comportamiento normal del potro. No esperemos para ver si un potro mejora por su cuenta. Los potros jóvenes son frágiles y pueden ir cuesta abajo rápidamente. Si el potro tiene fiebre, se muestra aburrido o letárgico y/o pierde interés en amamantar, debemos buscar atención veterinaria.


Durante esta etapa de la vida, lo más importante es apoyar a la madre. Los potros amamantarán, así que nos aseguraremos de que la madre tenga una dieta saludable. Durante la lactancia, necesitará alimentos y agua adicionales. Normalmente, los potros amamantan aproximadamente 30 veces al día. El requerimiento nutricional del potro se satisface únicamente con la leche de la yegua durante los primeros meses.

Por lo general, un potro mostrará interés en el alimento después de aproximadamente dos semanas. No dependerán del pienso como fuente de alimento, pero comenzarán la transición a los alimentos sólidos. Por lo tanto, es bueno tener disponible forraje de alta calidad para probar. Durante esta transición, los potros pueden experimentar heces blandas porque aún están desarrollando sus enzimas digestivas.


potros comiendo grano

Si se les da acceso a grano o pienso, la mayoría consumirá cantidades sustanciales a los dos o tres meses de edad. La mayoría de los potros comerán fácilmente del comedero de la madre. A esta edad, las necesidades nutricionales del potro superan lo que está disponible en la leche de su madre. Además del beneficio de la nutrición adicional mientras aún están amamantando, los potros acostumbrados a comer pienso, continuarán durante el proceso de destete y estarán menos estresados.



Las yeguas preñadas deben estar al día con sus vacunas contra la gripe y el tétanos, e idealmente deben recibir un refuerzo un mes antes del parto. Esto asegurará que haya un alto número de anticuerpos contra estas enfermedades en el calostro producido por la yegua durante las primeras 24 horas después del parto (que serán absorbidos en el intestino del potro durante este tiempo). Estos anticuerpos de la yegua brindarán protección durante los primeros 5 meses de vida. Después de esto, el potro deberá comenzar su propio ciclo primario de vacunación.


Los potros son especialmente susceptibles a los gusanos debido a su sistema inmunológico inmaduro. Al igual que con las vacunas, el control de parásitos debe comenzar con la yegua de cría, que idealmente debe ser desparasitada un mes antes del parto.

desparasitando potro

El control de gusanos no consiste solo en regímenes regulares de desparasitación. Las prácticas de gestión cuidadosas pueden reducir enormemente el riesgo de tener problemas, como tener a los potros en pastos 'descansados' (tierra que no ha tenido ningún otro caballo durante un período de tiempo), mantener la densidad de caballos baja, recolección regular del estiércol, etc.


Si nos aseguramos de que el potro respire, se levante y amamante el calostro y tenga el programa de salud y nutrición adecuado en su etapa temprana de la vida, las posibilidades de destetar a un potro sano y activo aumentan drásticamente.


yegua lamiendo potro recién nacido

En general, las yeguas tienen excelentes habilidades maternales y comienzan a interactuar con su potro relinchando muy pronto después del nacimiento, incluso antes de que el potro haya sido expulsado por completo.

El reconocimiento materno del potro recién nacido, la creación de vinculo, normalmente comienza inmediatamente después del parto y toma hasta dos o tres días. Es normal que la yegua después del parto proteja a su potro y se mantenga entre el bebé y cualquier amenaza percibida, incluidas las personas y otros caballos con los que la yegua está familiarizada.


La yegua puede actuar agresivamente durante uno o dos días. Incluso una yegua que normalmente tiene "buenos modales" hacia las personas puede actuar de forma agresiva. El confinamiento a menudo agrava este comportamiento. Esto se puede evitar fácilmente si la pareja se mantiene en un espacio grande.

Otra cosa importante a recordar es que la “bajada de la leche” produce una molestia transitoria a la que la yegua puede reaccionar. Una vez que la yegua se ha relajado, y con mamadas repetitivas, esta respuesta desaparece.


El comportamiento maternal inadecuado es poco común, ocurre especialmente en madres primerizas y, a menudo, se manifiesta poco después del nacimiento.

Los comportamientos maternos anormales más comunes son:


Ausencia de vínculos y la falta de comportamiento protector generalmente se observan cuando la yegua o el potro están enfermos o reciben medicación. También es relativamente común si el parto del potro implicó mucha manipulación, como en partos difíciles (llamados distocias).

Miedo al potro recién nacido ocurre cuando la yegua no reconoce al potro como su propio bebé. En lugar del comportamiento de vinculación normal, la yegua trata de alejarse de su propio potro, como si fuera un intruso. Este comportamiento ocurre más comúnmente en madres primerizas y es poco probable que se repita en embarazos posteriores.

La sobreprotección se define como proteger agresivamente al potro, hasta el punto de ser peligroso no solo para las personas que manejan a la yegua sino también para el potro. Mientras se apresura a ponerse frente a su potro para protegerlo de una amenaza percibida, la yegua puede pisar o aplastar a su propio potro.

La desgana de amamantar es probablemente el problema más común, y también debe diferenciarse de los ataques deliberados al potro. Es posible que la incomodidad asociada con la “bajada de la leche” haga que la yegua reaccione de forma exagerada. Alternativamente, la yegua puede ser reacia a que el potro amamante porque está “quisquillosa” con su ubre, especialmente si hay edema. Si una yegua es "susceptible", su ubre debe manipularse regularmente antes y durante los siguientes embarazos.


El verdadero rechazo del potro es un comportamiento maternal inadecuado muy grave y, afortunadamente, es el menos común. Se desconoce la razón por la que algunas yeguas realmente rechazan a sus potros. La yegua se vuelve agresiva con su bebé y, a menudo, ataca salvajemente al potro. La yegua puede morder, levantar y tirar al potro, o arrinconarlo y pisotearlo. Una vez que haya confirmado que la yegua realmente está rechazando y atacando a su potro, deben separarse permanentemente.


Hay algunas cosas que podemos hacer para evitar las interacciones anormales entre la madre y el recién nacido. Siempre asegurarnos de que el potro haya recibido la cantidad adecuada de calostro de buena calidad. Manejar a la yegua durante su embarazo y después del parto, con cautela pero de manera constante. Evitar demasiado alboroto alrededor de la yegua y su recién nacido, y evitar el confinamiento en un espacio pequeño. Es importante dejar suficiente espacio, especialmente a las yeguas extremadamente protectoras. Se debe permitir que la yegua se una al potro sin interferencia. Evitar manipular al potro en exceso, pero tratar de hacerlo un poco y de manera constante.


sujetando potro

El manejo adecuado cuando el potro es muy joven nos permitirá ganar confianza y aceptar el contacto humano sin miedo. El potro desarrolla respeto a medida que aprende que no es aceptable invadir nuestro espacio y que podemos controlar sus movimientos. El objetivo es que nos vea como un miembro dominante de la manada, o líder, no como su compañero de juego. No fomentemos los juegos bruscos como saltar sobre nosotros, tropezar con nosotros o mordernos. Tal actividad puede parecer divertida con un potro de una semana, pero se volverá peligrosa a medida que crezca y se fortalezca.


manipulando un joven potro

Debemos acostumbrar a los potros a ser manipulados antes de que tengan que serlo. Algunos potros se lesionarán y requerirán manipulación para su cura, vacunación y desparasitación. Acostumbrarlos pronto a la cabezada, a ser manipulados, atados y guiados será menos estresante. Seamos siempre lo más calmados, amables y silenciosos posible alrededor de la yegua y el potro.


Se pone un tremendo esfuerzo en seleccionar una yegua de cría, elegir un semental adecuado, lograr el embarazo y mantener este embarazo durante el período normal de gestación. Por lo tanto, es extremadamente importante brindar el cuidado y la atención adecuados inmediatamente después del nacimiento del potro, así como durante los primeros días de vida del potro.


potro jugando con yegua









Comments


bottom of page