top of page
  • Foto del escritorCavalls Wakan

El parto de las yeguas.

Después de 11 meses de gestación llega el momento más esperado para los propietarios, el parto de las yeguas.


Unas 4 ó 5 semanas antes de la fecha prevista del parto, se debe llevar a la yegua al prado, se benefician de parir al aire libre en un prado, donde se llevará a cabo el nacimiento del nuevo miembro equino para que la yegua pueda acostumbrarse, así se evita que su estrés aumente, y hará suyo ese espacio, de manera que se sentirá tranquila en el momento en el que ocurra todo.

También mejorará la inmunidad de la yegua contra los patógenos presentes en el medio ambiente. Los anticuerpos serán agregados en el calostro para la inmunidad pasiva en el recién nacido.


Debería parir en un prado donde puedan ser observadas discretamente y se pueda brindar ayuda fácilmente si surgen problemas.

Mejor estar en el prado con los mismos caballos con los que estará después del parto. Esto permite que la jerarquía social se establezca antes de que un potro vulnerable entre en el grupo. Idealmente, los compañeros de prado serán yeguas en lugar de caballos castrados, y animales jóvenes que no sean potros.


yegua embarazada mirandose el abdomen

Las yeguas pueden mostrar una variedad de comportamientos en las semanas previas al parto. El malestar leve e intermitente durante el día o la noche es normal en algunas yeguas y, a menudo, coincide con la actividad del potro. Durante este tiempo, si observa de cerca la región del flanco de la yegua, a menudo verá moverse al potro.


Las yeguas son bastante variables en sus signos de preparación para el parto, dependiendo de si son yeguas de cría mayores que han tenido varios potros o yeguas primerizas.

Los signos premonitorios basados ​​principalmente en cambios morfológicos pueden ser bastante sutiles en algunas yeguas, difíciles de discernir y no son precisos. Muestran que la yegua se está preparando, pero no predicen el tiempo de parto a un día concreto y mas sabiendo que el período de gestación de la yegua es uno de los más variables.


La persona mejor calificada para observar a la yegua es alguien que la conoce y sabe cómo se comporta diariamente en el pasto. Además de los cambios físicos puede notar cambios de comportamiento sutiles, cuando actúa un poco diferente, más alerta o preocupada. Las yeguas tienen una rutina típica durante el día. Si una yegua comienza a comportarse un poco diferente a su rutina normal, es una señal de que algo está cambiando.


El cambio físico clásico es el desarrollo mamario o un aumento significativo en el tamaño de la ubre. Durante el último mes, la ubre suele agrandarse. La ubre de la yegua puede llenarse durante la noche mientras descansa y encogerse durante el día mientras hace ejercicio. Cuando la ubre permanece llena durante todo el día, es probable que el parto sea inminente.


perlas de calostro en las ubres de una yegua

A medida que la ubre crece. La parte superior del pezón está estirada de manera que es difícil distinguirla del resto de la ubre. La parte inferior del pezón sigue siendo pequeña, pero a medida que se acerca el parto, el pezón se agranda y se refleja hacia afuera por la presión creciente desde el interior de la ubre. El calostro puede gotear de los pezones y secarse para formar un material ceroso en cada orificio del pezón. Puede aparecer entre 12 y 48 horas antes del parto o una semana o dos antes del parto. No ocurre en algunas yeguas, por lo que no es tampoco un método del todo fiable para predecir el parto.


Otro signo de aproximación del parto es la relajación de los músculos de la zona pélvica.

La relajación de esta región generalmente ocurre alrededor de 3 semanas antes del parto. Estos cambios permiten que el feto pase por el canal de parto con mayor facilidad. Este proceso es gradual y puede que no se vea en todas las yeguas, pero en la mayoría se puede ver un cambio distintivo en la apariencia. Se desarrolla un hueco a ambos lados de la raíz de la cola a medida que los músculos de la cadera y el área de las nalgas comienzan a relajarse. Esta área se puede examinar todos los días cuando se revisa la yegua.


abdomen colgante en yegua preñada

El abdomen se vuelve cada vez más colgante a medida que se agranda y aproximadamente una semana antes del parto puede parecer que se encoge a medida que el potro cambia de posición para prepararse para el parto. Primero es muy grande y redondo, pero cuanto más cerca está del potro, más baja su barriga. Algunas yeguas incluso desarrollan algo de edema (retención de líquidos) en sus vientres.


vulva de yegua antes de parir

Dentro de las últimas 24 a 48 horas antes del parto, se puede observar que la vulva de la yegua se hincha y se relaja en preparación para estirarse varias veces su tamaño normal para permitir el paso del potro.


En la mayoría de los casos, las yeguas parecen preferir parir de noche en privado y aparentemente tienen cierto control sobre su parto. Ser capaz de observar discretamente desde la distancia es la mejor manera de ayudarla y hacer que se sienta cómoda al parir.


El parto, o el proceso de parir se divide en tres etapas distintas. La mayoría de las yeguas dan a luz sin dificultad ni problemas a través de las distintas etapas del parto, pero la capacidad de reconocer cada etapa y seguir la cadena normal de eventos que ocurren durante cada fase permite que el cuidador de la yegua pueda evaluar si necesita ayuda. Si tenemos dudas en cualquier etapa del parto, siempre es mejor llamar al veterinario lo antes posible.


En la primera etapa se posiciona el potro. La yegua puede volverse irritable, inquieta y por lo general quiere que la dejen sola, se aparta del resto de la manada. Puede caminar continuamente por el prado, agitar la cola, mirarse a los costados o patear su abdomen y a medida que se acerca el parto, a menudo empieza a sudar. El cuello de la yegua y los flancos pueden sentirse calientes y húmedos o puede haber un sudor generalizado en todo el cuerpo.


Durante este período, las contracciones uterinas mueven al potro a la posición de parto. En lugar de acostarse boca arriba con las piernas flexionadas, como lo ha hecho durante la mayor parte del embarazo, el feto se gira sobre su vientre con las patas delanteras y la cabeza extendidas hacia la vagina de la yegua.

A medida que las contracciones se vuelven más fuertes y el potro comienza a moverse hacia el canal de parto, las membranas de la yegua se romperán y liberarán una gran cantidad de líquido (romper aguas) que ayuda a lubricar el canal del parto. Esto marca el final de la primera etapa. Es la etapa más variable y puede durar horas en algunas yeguas.


parto de una yegua

En la segunda etapa ocurre la entrega real del potro. Las contracciones de la yegua se vuelven muy poderosas en este momento. Puede acostarse, permanecer de pie o caminar en cualquier momento, incluso después de que las patas del potro sean visibles fuera de la vulva.

En una presentación normal, las patas delanteras del potro están extendidas con un casco ligeramente por delante del otro, con la cabeza estirada a lo largo de las patas delanteras. A medida que las patas se vuelven visibles, la yegua empuja los hombros del potro a través del cuello uterino, después de lo cual generalmente toma un breve descanso antes de sacar el resto del cuerpo del potro.

Durante este tiempo el potro todavía está recibiendo algo de oxígeno a través del cordón umbilical. Las patas traseras del potro pueden permanecer dentro de la yegua durante unos minutos mientras la yegua toma otro descanso.

Cuando la yegua se levanta o el potro lucha por mantenerse de pie, el cordón umbilical suele romperse, marcando el final de esta segunda etapa. Esta etapa puede ser rápida para algunas yeguas, mientras que otras tardan hasta media hora en completar el parto


En la tercera etapa se produce la expulsión de la placenta. La expulsión de estas membranas, que envuelven al potro durante la gestación generalmente ocurre unas pocas horas después del nacimiento. Es importante no tirar de la placenta sino dejar que se separe de la pared uterina por sí sola. Por lo general, la yegua se parará con la placenta parcialmente expulsada mientras el potro lucha por levantarse y mamar. La lactancia del potro ayuda a estimular las contracciones uterinas, ayudando en la liberación de la placenta.


placenta de yegua expulsada tras el parto

Es bueno examinar la placenta una vez que se expulsa para asegurarse de que esté completa, ya que es probable que cualquier tejido placentario retenido cause una infección uterina. La placenta tendrá forma de Y y solo debe tener el orificio por donde salió el potro.

A veces se pueden encontrar cuerpos marrones de consistencia similar a la

masilla al examinar la placenta; a veces también pueden ser expulsados ​​cuando rompe aguas la yegua. Estos son restos inofensivos y se cree que se originan a partir de minerales y proteínas durante la gestación.


Algunas yeguas se levantan inmediatamente después del nacimiento del potro y otras permanecen acostadas por un período de tiempo. Después del parto, las yeguas pueden experimentar cólicos de leves a moderados a medida que el útero y el tracto reproductivo se contraen y sanan.

Durante la primera semana posparto, puede haber una secreción de color marrón rojizo. Esta descarga es normal. Sin embargo, si se desarrolla una secreción blanca, esto indica una infección uterina y se debe consultar a un veterinario para recibir tratamiento.


yegua lamiendo potro recién nacido

Dejar a la yegua y al potro descansar el mayor tiempo posible. Valoramos la importancia de la unión entre la yegua y el potro sin ser molestados, la yegua lamerá y acariciará al potro. El potro debe intentar ponerse de pie y mamar y debe haber logrado ambas cosas dentro de las 4 horas posteriores al nacimiento, generalmente dentro de 1 a 2 horas.

Se suele usar la “regla del 1-2-3”: un potro sano debe ponerse de pie en 1 hora, mamar en 2 horas y defecar el meconio en 3 horas.


Si tanto la yegua como el potro están brillantes y bien, pueden seguir viviendo sin problemas en el prado. El ejercicio es beneficioso para ayudar a que el útero de la yegua se recupere después del parto y para ayudar al potro a fortalecerse y a enderezar sus patas. La vinculación en los primeros días es fundamental para la supervivencia del potro porque es cuando la mortalidad es más alta.


La naturaleza ha proporcionado un sistema eficiente para que la yegua dé a luz y cuide a sus crías. Seamos cuidadores preparados e informados para poder disfrutar del milagro del nacimiento, ayudemos a la nueva madre y al potro a tener un gran comienzo.


yegua con potro recién nacido rodeada de su manada






Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page