top of page
  • Foto del escritorCavalls Wakan

Yeguas embarazadas.

Una vez confirmado el embarazo, trescientos cuarenta y cinco días, más o menos 25, es aproximadamente el tiempo que estará preñada la yegua.

Las yeguas son algo únicas en el hecho de que, aunque su período de gestación dura la mayor parte de un año (11 meses), es solo en los últimos tres meses de embarazo que realmente se deben tratar como "yeguas preñadas".


El potro realmente comienza un gran crecimiento en los últimos tres meses, más o menos, en el último trimestre. Hasta los ocho meses, es casi como un caballo más. Por supuesto, siempre hay excepciones a esa regla: yeguas con gestaciones complicadas, como abortos repetidos, yeguas mayores o con problemas de salud particulares. Desde luego es importante evitar estresar a la yegua tanto como sea posible.


Los primeros 30 días son realmente críticos, el embrión debe quedar bien cogido y la yegua no debería estar haciendo ningún ejercicio de alto nivel, especialmente en el caluroso verano, hasta que el embarazo esté más bien establecido. Durante este primer mes de embarazo solo debe hacer trabajos ligeros como precaución especial. Durante estos primeros 30 días, existe una probabilidad del 10 al 15 por ciento de que el embrión sea reabsorbido. El estrés, la enfermedad, la infección uterina, las anomalías hormonales, la presencia de gemelos y otros factores se han implicado en la pérdida embrionaria temprana. A menudo, la causa permanece indeterminada.


Superado este primer mes y con la yegua felizmente preñada, el ejercicio moderado, como caminar vigorosamente o montarla, ayudará a controlar su peso y a mantener el tono muscular y la fuerza necesarios para los últimos dos meses de embarazo. Al montarla no hay porque ceñirse a una sesión de trote/paso suave. Hasta aproximadamente los ocho meses de embarazo puede continuar con un entrenamiento normal e incluso competir.


Se podría tener la tentación de mimar a la yegua preñada manteniéndola en un establo limpio y cálido con cama suave y fresca en todo momento. Tengamos en cuenta, sin embargo, que los caballos no ven exactamente la vida en el box como un lujo. Lo que querrá y necesitará es salir al aire libre, moverse y pasar tiempo pastando con compañeros de pasto compatibles.


Debemos evitar cualquier riesgo indebido de lesiones o transmisión de enfermedades aislando a las yeguas de cría de las poblaciones de caballos transitorias. Tampoco tenemos que preocuparnos demasiado por las bajas temperaturas durante el embarazo, porque los caballos son muy resistentes al frío. Solo mantenerla seca y fuera del viento, un campo abierto con un refugio artificial o bosque es ideal.


Para mantener su condición corporal, alimentamos a la yegua con pasto de los prados y forraje de alta calidad a libre disposición igual que antes del embarazo, esto le proporcionará una fuente constante de energía y mantendrá su tracto gastrointestinal funcionando de manera óptima, y con un aumento de energía según lo requiera el progreso del embarazo. En climas fríos, tenemos en cuenta los requisitos adicionales necesarios para mantener la condición corporal y ajustamos su ración en consecuencia.

Las yeguas que están demasiado delgadas al parir daran poca leche y además pueden tener un período de gestación mas prolongado o dar potros poco desarrollados. Las yeguas que están demasiado gordas están sujetas a desarrollar laminitis o tener dificultades para dar a luz e incluso tener calostro de menor calidad.


Ya hemos comentado que durante los primeros siete u ocho meses de gestación, el feto crece muy lentamente por lo que el embarazo temprano no representa un gran desafío nutricional para la yegua. Sin embargo, durante los últimos tres o cuatro meses de embarazo, el potro por nacer comienza a crecer y desarrollarse más rápidamente.

Durante los últimos 90 días de embarazo, el feto gana casi el 75% de su peso. Esto tiene un impacto significativo en los requerimientos nutricionales de proteína, vitaminas y minerales de la yegua. El invierno, con su clima a veces extremo, plantea algunos desafíos nutricionales para las yeguas preñadas porque este es el período de transición de la gestación media a la tardía.


El aumento de tamaño del feto también ocupa más espacio en la cavidad del cuerpo de la yegua, lo que hace que la yegua coma menos heno o forraje. Esta reducción en el consumo de forraje, junto con el aumento de las demandas nutricionales de la preñez, lleva a la necesidad de que las yeguas se complementen con una mezcla de granos concentrados y nutricionalmente equilibrada para satisfacer los requerimientos de nutrientes totales. Incluso en situaciones donde normalmente solo el forraje mantiene a las yeguas en una condición corporal aceptable, es importante que reciban suplementos concentrados de calidad.


Las yeguas que no aumentan de peso durante el último trimestre utilizarán sus propias reservas de energía corporal para apoyar el crecimiento fetal. Esto pone a la yegua en desventaja después del parto cuando necesitará esas reservas de energía corporal para la producción de leche. El manejo nutricional adecuado de la yegua de cría durante la última etapa de la gestación le dará a su potro el mejor comienzo en la vida.


En resumen, las yeguas deben ser alimentadas con la mayor cantidad posible de nutrientes en forma de heno y pasto de buena calidad y a partir del ultimo trimestre se debe suministrar grano suplementario según sea necesario para mantener la condición física. Así mismo deberíamos proporcionar proteína de calidad para asegurar una ingesta adecuada de aminoácidos esenciales y suplementos de cobre, zinc y vitaminas. Existen multitud de piensos comerciales para yeguas preñadas con minerales y proteína de calidad, siendo los que tienen un nivel más bajo de proteína ideales para yeguas que reciben un poco de alfalfa y los productos con un 30 % de proteína para yeguas que consumen heno de pasto.


Como con todos los animales, siempre deben tener suficiente agua limpia y fresca (no congelada), hay que tener en cuenta que las yeguas preñadas requieren alrededor de un 10 por ciento más de agua que las yeguas no preñadas.

Y también, como todos los caballos, libre acceso a un bloque de sal o sal suelta.


Las vacunas deben realizarse antes de la monta de la yegua, evitando las vacunas durante los primeros días de gestación. En general, las vacunas deben evitarse hasta 30 días antes del parto.

Hay mucho en juego cuando la yegua está preñada. Hablar con el veterinario desde el principio sobre un plan de vacunación para la yegua de cría. Las vacunas básicas han demostrado claramente eficacia, seguridad y un alto nivel de beneficio y bajo nivel de riesgo para justificar su uso en todos los caballos.


Mantener a la yegua libre de parásitos también es esencial para su salud y bienestar y aunque la mayoría de los agentes antiparasitarios disponibles en la actualidad son relativamente seguros para las yeguas preñadas, deberíamos evitar la desparasitación a partir de las últimas cuatro semanas de embarazo, ya que esto podria provocar un aborto.

La desparasitación de rutina de la yegua preñada durante la gestación disminuirá la exposición del potro recién nacido a los parásitos. Por lo tanto, la yegua debe ser desparasitada con regularidad, de acuerdo con el cronograma establecido por el veterinario para su clima particular, y el último tratamiento debe realizarse unas 6 semanas antes de la fecha de parto.


La podologia es importante y no se deben descuidar los cascos de las yeguas durante el embarazo aunque no se monten. Si bien las yeguas preñadas generalmente no tienen necesidades especiales en los cascos, aún necesitarán recortes regulares con normalidad.

A medida que las yeguas de cría llegan a los últimos meses de embarazo, su peso aumenta, poniendo una pesada carga extra sobre sus cascos.

Esta etapa de la gestación también suele coincidir con el final del invierno, cuando es probable que la base de los pastos sea profunda y lodosa o dura y áspera a medida que el lodo se seca. Además permitir que los cascos se vuelvan largos y demasiado grandes cambia los ángulos de los tendones y los huesos, lo que aumenta la tensión y durante el parto, podría lastimarse accidentalmente a sí misma o al potro si tiene los cascos excesivamente largos y desiguales.


La odontología es un área comúnmente descuidada en las yeguas de cría. La odontología regular es tan importante, si no más, en las yeguas de cría en comparación con cualquier otro caballo, ya que se espera que crezcan y produzcan un potro saludable.

Al final del embarazo, el potro en desarrollo ocupa mucho espacio en el abdomen de la yegua, lo que significa que los dientes y el sistema digestivo de la yegua deben ser lo más eficientes posible para mantener el peso y hacer crecer un potro saludable.

Una recomendación general es que los exámenes y procedimientos dentales anuales se realicen antes de que la yegua sea cubierta o después de que la yegua dé a luz para evitar el estrés de los procedimientos, las posibles complicaciones por infecciones y la sedación durante la gestación.


Es aconsejable introducir a la yegua al entorno del parto 4-6 semanas antes del parto para minimizar el estrés cerca del momento y permitir que se aclimate. Esto también expondrá a la yegua a cualquier patógeno presente en este nuevo entorno y le dará tiempo para desarrollar anticuerpos. Estos anticuerpos se transmitirán al recién nacido a través del calostro y brindarán protección al potro.


En las últimas etapas del embarazo, puede comenzar a mostrarse irritable o inquieta, a menudo, coincide con la actividad del potro. Durante estos tiempos, si observa de cerca la región del flanco de la yegua, a menudo verá moverse al potro.

A medida que las yeguas se acercan al parto, a menudo hay una placa de hinchazón (edema) que se desarrolla desde la ubre hacia adelante a lo largo de la parte inferior del vientre. Esto resulta de la interferencia con la circulación de la yegua por el gran peso de la preñez, pero no indica un problema y se resuelve rápidamente después de que la yegua parirá. A menudo, las patas traseras de la yegua también se hinchan con el peso adicional, pero esto también suele resolverse rápidamente después del parto.



La apariencia de la ubre es importante para estimar el parto. Unas pocas semanas antes de que dé a luz, sus ubres se llenarán de leche, lo que normalmente se nota, generalmente comienza a agrandarse entre 4 y 6 semanas antes del parto y aumenta gradualmente de tamaño a medida que se acerca el parto.

El color y el carácter de la leche es un buen indicador del tiempo hasta el parto. Hasta uno o dos días antes del parto, las secreciones de la ubre suelen ser de color claro a miel. Se pueden ordeñar unas gotas en la mano para examinarlas. Por lo general, dentro de las últimas 24 a 48 horas, la leche se vuelve grisácea y luego blanca.


A menudo se ve una sustancia cerosa bronceada que se forma en las puntas de los pezones. Es cierto que la mayoría de las yeguas normales dan a luz dentro de las 24-48 horas posteriores a la formación de esta “cera”. Sin embargo, muchas yeguas nunca forman cera, por lo que no es un medio confiable para predecir el parto.


Otro signo de parto inminente es el ablandamiento de los ligamentos alrededor de la cabeza de la cola y el alargamiento e hinchazón de la vulva. También el último día observaremos como la yegua prefiere quedarse sola y apartada de la manada.


En última instancia, la mejor manera de predecir el parto es combinar todos los factores anteriores con la experiencia. Incluso entonces, predecir cuándo una yegua dará a luz puede ser complicado. La mayoría de los embarazos y partos no presentan complicaciones y requieren poca asistencia humana, pero, a veces, ocurren incidentes aislados.


Por ultimo recordar que a lo largo del embarazo, las yeguas de cría deben ser revisadas diariamente para detectar cualquier signo de letargo, apetito reducido, flujo vaginal y/o desarrollo temprano de la ubre, ya que estos pueden ser un signo de infección y/o aborto. Si se observa alguno de estos síntomas, se debe contactar con el veterinario lo antes posible.











Comments


bottom of page