top of page
  • Foto del escritorCavalls Wakan

Cubrición de yeguas.


El final del invierno y principio de la primavera marcan el comienzo de un momento importante en la vida del caballo: el principio de la temporada de cría. Esta es la época del año cuando las feromonas vuelan y todos estan de humor para el amor. Los caballos de ambos sexos se ven afectados por cambios en sus niveles hormonales, que les indican que es hora de aparearse.


Antes de decidir hacer criar una yegua, es importante reconocer por qué se está criando, qué se está tratando de producir y cuál es el plan para el potro. Producir y criar un potro es un compromiso de varios años, por lo que vale la pena imaginar cómo se desarrollará el futuro.


Una vez que esté claro, ¿Cuándo es el mejor momento para cubrir una yegua? La respuesta depende de una serie de factores, incluidos los objetivos que tiene el propietario de una yegua (por ejemplo, un potro "temprano" por motivos de competición o venta), el estado reproductivo de su yegua (recién parida, primeriza, anciana o problemática), la disponibilidad del semental y su fertilidad, las instalaciones y su ubicación geográfica (climas fríos o climas más templados).


Las gestaciones equinas duran alrededor de 11 meses, por lo que la decisión sobre la fecha de parto determinará cuándo cubrir a la yegua.


La mayoría de las yeguas tienen un ciclo reproductivo estacional, entrando en celo (estro) por primera vez en la temporada a finales del invierno, principios de la primavera y finalizando en otoño.

Las yeguas entran en celo cada 21 días durante esta temporada de reproducción y son fértiles y receptivas al apareamiento durante 5 a 7 días de sus ciclos. Muestran falta de celo desde aproximadamente noviembre hasta finales de febrero o marzo. Incluso si muestran signos de celo, es posible que no estén ovulando y, si se cubren, no suelen concebir.


Esta es la forma que tiene la naturaleza de impedir la llegada de un potro en pleno invierno, cuando las temperaturas son bajas y la comida escasea. Si cubrimos la yegua a principios de primavera, el futuro potro se criara en un clima templado y crecerá sustancialmente antes de que vuelva el invierno.


Una yegua generalmente entra en su primer celo alrededor de los 12 a 15 meses de edad. Sin embargo, particularmente creemos que no es bueno preñar yeguas antes de los cuatro o cinco años, cuando ya esta físicamente desarrollada y lo suficientemente madura mentalmente para ser una buena madre. Hacer criar una yegua antes puede hacer que se atrofie en su crecimiento debido a las demandas físicas del embarazo y/o que no sea lo suficientemente madura para criar y vincularse con su potro correctamente.


Generalmente, las yeguas han pasado su mejor momento reproductivo cuando alcanzan los 15 o 16 años, pero pueden gestar y dar a luz potros sanos hasta mas allá de los 20 años, especialmente si han tenido múltiples embarazos exitosos antes. Sin embargo, es el tipo de yegua que a todos los criadores nos encanta tener: bien construida y atractiva con gran movimiento, excelentes modales, con la asombrosa habilidad de producir siempre potros deslumbrantes y además, es una gran mamá. El problema es que empieza a tener una edad, por lo que su fertilidad ya no es la que solía ser.


Los caballos se aparean, como muchos otros mamíferos, a través del cortejo seguido por el semental con una yegua receptiva. Las yeguas mostrarán signos de estar en celo durante sus días más fértiles, que son de 5 a 7 días al comienzo de su ciclo. Este es el momento ideal para que los caballos se apareen y produzcan un potro.

Como la mayoría de los mamíferos machos, los sementales están dispuestos y listos para aparearse durante todo el año. Esto significa que el momento realmente depende de la hembra.


Cuando una yegua es fértil y está en celo, mostrará signos físicos como secreción e inflamación de la vulva. Cuando un semental está cerca, es posible que orine frente a él (liberando feromonas que le indicarán que está lista para aparearse) y podría colocarse a horcajadas frente a el. Cuando tenga la atención del semental, levantará la cola para mostrarle que está lista.


Aunque las yeguas fértiles suelen ser receptivas a las atenciones de un semental, eso no significa que el semental no tenga que hacer ningún esfuerzo. Los sementales percibirán a una yegua fértil a través de las señales que ella le dará. Para probar si una yegua es receptiva o no, un semental puede olfatear a las yeguas o incluso empujarlas para probar su preparación.


Una vez que un semental ha descubierto una yegua receptiva, provocará la respuesta Flehmen ; levanta la cabeza hacia atrás, con la nariz en el aire, y frunce el labio superior. Puede hacer cabriolas y presumir ante la yegua, relinchar y a menudo hará una especie de baile, levantando sus cascos del suelo. Un semental con una libido alta exhibirá entusiasmo por montar e intentar engendrar una yegua.


Después de esta exhibición, se acercará a ella y puede morderla o acariciarla. Si la yegua no lo reprende, comenzará a olerle el trasero, las patas y la cola. En este punto, la yegua probablemente habrá levantado la cola hacia él y él la montará. El acto de cortejo suele ser una exhibición más larga que el acto de apareamiento en sí, que dura solo un par de minutos.

Tras la cubrición, el semental generalmente descansará sobre la espalda de la yegua durante unos segundos y luego desmontará cuando la yegua se aleje. La pareja pastará a la vista el uno del otro y repetirá periódicamente el cortejo y la cubrición mientras la yegua permanezca en celo.


Al acabar las cubriciones del celo no siempre es fácil saber si una yegua está embarazada, incluso si es una yegua de cría experimentada.

Algunos propietarios intentan durante años dejar preñadas a sus yeguas y otras son preñadas accidentalmente, en una noche, por el semental escapado del vecino.

Una forma de comprobarlo es llevarla de nuevo con un semental dos semanas después de cubrirla para observar su comportamiento. Si ella es receptiva al semental, entonces lo más probable es que no esté embarazada. Aunque la negativa a ser cubierta no es una razón garantizada para el embarazo, la mayoría de las yeguas rechazarán los intentos de un semental si ha concebido.


Para confirmar eficazmente un embarazo se recomienda una ecografia a la yegua 14-16 días después de la ovulación y cubrición. Una segunda exploración entre los días 30 y 40 brinda la oportunidad de evaluar la viabilidad y el desarrollo del feto.



Los embriones de caballo no son más frágiles que los de otras especies; es principalmente que los caballos en general tienen un rendimiento reproductivo deficiente (capacidad para mantener una concepción).

Hay muchas causas de pérdida embrionaria temprana. El estrés, la fiebre, las infecciones uterinas, las anomalías hormonales y los gemelos pueden hacer que una yegua aborte espontáneamente y normalmente comenzará a mostrar signos de estro para comenzar el siguiente ciclo de "celo".


Además de la fertilidad de la yegua y el semental, otros factores, como el manejo de la reproducción y la nutrición, juegan un papel importante en las tasas de concepción en la cria de caballos. El éxito reproductivo requiere más que suerte: requiere la preparación tanto del semental como de la yegua, un mantenimiento y manejo cuidadosos, y habilidad técnica para garantizar que la yegua tenga la mejor oportunidad de concebir.


Una vez confirmada la gestación, la yegua debería vivir con otros caballos durante su embarazo, siempre que sus compañeros de campo no sean desagradables. Los caballos son animales de manada y necesitan la vida social para estar sanos y psicológicamente equilibrados, además el pastoreo proporciona todo el ejercicio necesario y una dieta regular que mantiene a la yegua en la condición corporal correcta durante la gestación.

En principio, no hay necesidad de complementar la dieta de una yegua embarazada hasta el ultimo trimestre de embarazo. Las yeguas obesas tendrán mas dificultades en parir el potro dentro de once meses.






Comments


bottom of page